Diccionario de términos - Reticare
Reticare, el único protector ocular que absorbe la luz de alta energía de las pantallas.Protector ocular para dispositivos electrónicos.La prevención es el arma más efectiva para los problemas retinianos.
reticare,protector,luz,pantalla,led,retina,ojos,smartphone,tablet,fototoxicidad,sindrome pantalla,síndrome pantalla,mira por tus ojos,comprar,proteger la retina,ojos,visión,filtros, proteccion ocular, salud visual
1028
page-template-default,page,page-id-1028,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.0,vc_responsive

Diccionario de términos

BLEFARITIS

 

Inflamación aguda o crónica de los párpados.

Real Academia Española (www.rae.es)

 

Blefaritis es la inflamación común y permanente del borde de los párpados. La blefaritis anterior se localiza en la parte anterior del borde del párpado, y normalmente se produce por un exceso de grasa (típica de pacientes con dermatitis seborreica) o por sobreinfección bacteriana. La blefaritis posterior o Disfunción de Glándulas de Meibomio (DGM) generalmente se produce por un mal funcionamiento de unas pequeñas glándulas productoras de grasa que se encuentran, en número de 30 ó 40, en el borde palpebral. En condiciones normales estas glándulas producen una secreción grasa que ayuda a lubricar la superficie del ojo, evitando la evaporación de la lágrima y manteniendo constantemente húmeda la córnea. En los pacientes con DGM las glándulas se obstruyen, quedando sus secreciones estancadas, produciéndose una mayor evaporación lagrimal.

Sociedad Española de Oftalmología (www.oftalmoseo.com)

 

 

CATARATAS

 

Opacidad del cristalino del ojo que al impedir el paso de los rayos luminosos, dificulta la visión.

Real Academia Española (www.rae.es)

 

La catarata es la pérdida de transparencia de una lente natural presente en el interior del ojo denominada cristalino. Su tamaño es similar al de una lenteja y su función principal es ayudar al ojo a enfocar imágenes con nitidez. A medida que se desarrolla la catarata, el cristalino pierde transparencia y flexibilidad y se reduce hasta desaparecer su capacidad de enfoque en visión cercana.

Sociedad Española de Oftalmología (www.oftalmoseo.com)

 

 

CONJUNTIVITIS

 

Inflamación de la conjuntiva.

Conjuntiva: Membrana mucosa muy fina que tapiza interiormente los párpados de los vertebrados y se extiende a la parte anterior del globo del ojo, reduciéndose al pasar sobre la córnea a una tenue capa epitelial

Real Academia Española (www.rae.es)

 

La conjuntivitis consiste en una inflamación de la conjuntiva, una membrana mucosa fina y transparente que cubre la superficie del ojo. Esta inflamación hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que le da al ojo un color rosado o rojizo. Es una de las afecciones del ojo más frecuentes, tanto en niños como en adultos.

Sociedad Española de Oftalmología (www.oftalmoseo.com)

 

 

DEGENERACIÓN MACULAR

 

La Degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es un deterioro de los componentes normales de la mácula. Muchas personas mayores desarrollan degeneración macular como parte del proceso de envejecimiento natural los órganos.

La DMAE suele acompañarse de síntomas como visión borrosa, zonas oscuras o distorsión en la visión central e incluso pérdida permanente de la visión central. Por lo general no afecta a la visión periférica.

Sociedad Española de Oftalmología (www.oftalmoseo.com)

 

 

 

GLAUCOMA

 

Enfermedad del ojo caracterizada por el aumento de la presión intraocular, dureza del globo del ojo, atrofia de la papila óptica y ceguera.

Real Academia Española (www.rae.es)

 

 

El glaucoma neovascular (GNV) es un tipo especial de glaucoma secundario relativamente frecuente y grave que se produce como consecuencia de la formación de nuevos vasos sanguíneos en el iris.

Se produce como consecuencia de una falta de oxígeno (isquemia) crónica y mantenida de la retina, lo que estimula la formación de nuevos vasos sanguíneos en un intento de oxigenar mejor una retina que está isquémica, fenómeno al que se llama neovascularización.  Los nuevos vasos se desarrollan por la pared del iris y alcanzan un lugar de la cámara anterior del ojo que se llama trabéculo, por donde se drena el humor acuoso. Estos nuevos vasos acaban por provocar una obstrucción en la circulación del humor acuoso, lo cual desencadena una elevación de la presión del ojo (hipertensión ocular).  Si la isquemia se mantiene, el tejido vascular y el fibroso que lo acompaña invade totalmente la zona del trabéculo provocando el cierre del ángulo iridocorneal (ángulo cerrado) y una elevación muy importante de la presión intraocular.

Las causas principales que producen este tipo de glaucoma son la oclusión de la vena central de la retina y la diabetes mellitus. La diabetes es una enfermedad crónica que después de años de evolución acaba por dañar los vasos de la retina quedando ésta con una deficiencia de oxígeno mantenida (isquemia). El GNV puede prevenirse a menudo con un tratamiento oportuno de la isquemia de la retina mediante fotocoagulación con láser.

Otras causas que pueden desencadenar un glaucoma neovascular incluyen la enfermedad obstructiva carotídea, la oclusión de la arteria central de la retina, tumores intraoculares, desprendimiento de retina de larga duración y cualquier proceso que provoque inflamación e isquemia intraocular mantenida.

Sociedad Española de Oftalmología (www.oftalmoseo.com)

 

El glaucoma de ángulo cerrado se produce en aquellos ojos en los que la salida del humor acuoso (el líquido que produce el ojo) está comprometida al obstruir el iris el ángulo camerular.

Es más frecuente en ojos pequeños e hipermétropes y en pacientes con ascendencia asiática; en otras ocasiones hay factores asociados al cristalino (catarata) o al propio iris que lo pueden desencadenar.

Este cierre angular se puede producir de forma aguda, intermitente o crónica.

En el cierre angular agudo la tensión ocular sube bruscamente desencadenando una serie de síntomas típicos, dolor intenso (dolor de “clavo”), visión borrosa, nauseas, vómitos y sudoración intensa, en ocasiones se puede confundir con un cuadro gastrointestinal.

El cierre angular intermitente produce episodios de visión borrosa, con halos alrededor de las luces y cefaleas.

El cierre angular crónico es asintomático, con subida indolora de la PIO y daño en el nervio óptico y en el campo visual.

Sociedad Española de Oftalmología (www.oftalmoseo.com)

 

El glaucoma de ángulo abierto es el tipo más frecuente de glaucoma. El principal factor de riesgo para la aparición de este tipo de glaucoma es la elevación de la presión intraocular.

Habitualmente la causa más frecuente de la elevación de la presión en este tipo de glaucoma es un inadecuado funcionamiento de las estructuras que se encargan del drenaje del líquido que ocupa la parte anterior del ojo (humor acuoso).

La elevación de la presión intraocular es el principal factor de riesgo para la aparición y la progresión del glaucoma aunque no es el único. Otros factores como los antecedentes familiares, la miopía elevada, la raza negra…, también pueden contribuir a la aparición del glaucoma.

En función de si existe otra enfermedad que ocasione el glaucoma de ángulo abierto este se clasifica en primario o secundario. El glaucoma secundario de ángulo abierto puede estar causado por enfermedades oculares (tumores, traumatismos, cirugías previas, inflamaciones…) o no oculares.

La elevación de la presión intraocular junto con el resto de factores mencionados provoca un daño progresivo del nervio óptico que en estadios finales de la enfermedad puede llevar a la ceguera. De hecho el glaucoma es una de las principales casusa de ceguera en los países desarrollados. En la mayoría de los casos el glaucoma primario de ángulo abierto es una patología asintomática por lo que es recomendable acudir al oftalmólogo para realizar una revisión anual que permita descartar la enfermedad. Por esta ausencia de síntomas al glaucoma habitualmente se le denomina como la ceguera silenciosa.

Sociedad Española de Oftalmología (www.oftalmoseo.com)

 

El glaucoma congénito es un conjunto de enfermedades caracterizadas por la existencia de anomalías que provocan un aumento de la presión interna del ojo, dañando al nervio óptico, órgano encargado de transmitir la información visual al cerebro, y que se suele dar en los primeros meses de vida del niño o en la primera infancia (antes de los tres años). En ocasiones está ya presente desde el nacimiento. El glaucoma congénito tardío o juvenil se manifiesta a partir de los 3 años de edad y hasta la adolescencia, y es la forma menos frecuente.

La mayoría de los casos de glaucoma congénito primario son esporádicos (80-90%). Aproximadamente, en el 10% de los casos, la herencia es autosómica recesiva con penetrancia incompleta, lo que quiere decir que se precisa la presencia del gen en ambos progenitores (portadores) para que se exprese la enfermedad y aun así, el grado de expresión puede ser variable.

El drenaje del humor acuoso está afectado como resultado de un desarrollo anormal del ángulo de la cámara anterior, y puede estar asociado o no con otras anomalías oculares mayores, e incluso a otras anomalías sistémicas. El más frecuente de los Glaucomas Congénitos es el Glaucoma Congénito Primario (50%), pero es, de todas maneras, una enfermedad excepcional (se da en aproximadamente 1 cada 10,000 recién nacidos vivos).

Sociedad Española de Oftalmología (www.oftalmoseo.com)

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies